lunes, 15 de julio de 2019

CRÓNICA DE LA DESIDIA:EL CASTILLO DE SANTA BÁRBARA (X)



        
Otra de las zonas del Castillo de Santa Bárbara que, tal vez en su inicio, fuera un paseo y recibiera el identificativo de Paseo de la Muralla Oeste, no es más que una pendiente escarpada y llena de piedras sueltas que obligan a mirar por donde se pisa.

         Está situado frente al acceso por carretera de la fortaleza y accediendo por este, tenemos a la izquierda uno de los laterales de la fortaleza y a la derecha un muro de mediana altura que permite ver buena parte de la ciudad.

         Este muro se encuentra en algunos tramos en bastante mal estado. El tiempo y algún que otro acto vandálico han dado lugar a desprendimiento de piedras, rotura y grietas. La vegetación silvestre bordea ambos lados del camino, así como algunos aspersores de gran tamaño, pequeños postes que soportan focos, otros que ya no tienen foco y algún poste en el que ha desaparecido, también, toda la estructura metálica que sostiene al foco.


         Culmina el paseo en El Umbral de San Jordi, por el que se accede, a través de varias pendientes y escaleras a La Ereta. Asimismo, junto a dicho Umbral hay un acceso a la muralla que permanece cerrado con puerta metálica y candados, desde hace mucho tiempo, con letrero que indica “peligro de desprendimientos”, sin que se advierta obra alguna.

         El Umbral de San Jordi ha sido objeto de pintadas que permanecen desde hace mucho tiempo, atentando contra este bien de nuestro patrimonio.

         Como las restantes entradas referidas al Castillo pone en evidencia el poco amor que los sucesivos gobiernos municipales tienen hacia este bien, no solo pulmón de la ciudad, sino la muestra más imponente de nuestro patrimonio.


         Al igual que en ocasiones anteriores, esta información se hace llegar al alcalde de Alicante.

         Las fotografías han sido tomadas entre la segunda quincena de mayo y la primera de junio ppdo.




viernes, 12 de julio de 2019

CRÓNICA DE LA DESIDIA: EL CASTILLO DE SANTA BÁRBARA(IX)


         Una zona interesante del Castillo de Santa Bárbara, en Alicante, la encontramos tomando el primer desvío de la carretera principal, que conduce hacia La Ereta.

         Apenas nos hemos introducido en ese desvío, hay una zona de aparcamiento desde la que podemos optar entre seguir hacia La Ereta o iniciar el descenso hacia la Avda. de Jaime II por la rampa situada a la derecha, no sin antes contemplar buena parte de la ciudad, en la que la Avda. de Alfonso el Sabio sigue la dirección de una de las murallas de la fortaleza del Benacantil.

         Por la rampa señalada se accede al Parque La Tuna, en el que buena parte de la vegetación original ha desaparecido, hay riego en parterres sin vegetación, fugas de agua por doquier, imbornales totalmente colapsados por tierra y suciedad…y más.

         En resumen, otra muestra más de lo que las distintas administraciones municipales han dejado en situación de abandono y falta de mantenimiento, convirtiendo un espacio ideal para el relax y la tranquilidad en una especie de solar sin atractivo.

         Las fotografías que siguen fueron tomadas entre la segunda quincena de mayo y la primera de junio.

         Como es habitual, por si se interesa en este tema, se envía la información al Sr. Alcalde de Alicante.






jueves, 11 de julio de 2019

CRÓNICA DE LA DESIDIA: EL CASTILLO DE SANTA BÁRBARA(VIII)

    

Una de las laderas del Monte Benacantil, la que linda con la Avda. de Jaime II, fue dotada, en su día, de varios puntos de acceso mediante escaleras y caminos por los cuales el tránsito desde el tráfico de dicha avenida a la pinada se podía hacer mediante un agradable paseo, sin necesidad de utilizar, desde el inicio, la carretera de acceso.

Ha transcurrido el tiempo y, aunque dice que éste todo lo cura, no ocurre así con las obras deficientes, con las construcciones que no se mantienen, con las reparaciones que no se revisan.

Así, en estos caminos, podemos visualizar elementos de mala calidad, como son piedras utilizadas en los muros, que se disgregan, farolas que no funcionan, pavimento que no ha sido repuesto al realizar obras y suciedad en los taludes, mucha suciedad.

El agradable paseo de inicios se transforma ahora, por mor de los incívicos y del nulo interés del consistorio de Alicante, en una lamentable muestra del cumplimiento de uno de los enunciados de la Ley de Murphy: “si algo puede salir mal, saldrá mal”.

Y está comprobado que las cosas salen mal si quien debe ocuparse de controlarlas no lo hace.

Las fotografías que siguen han sido tomadas entre la segunda quincena de mayo y la primera de junio del año actual.

Esta información se envía al alcalde de Alicante, por si no la conociera

(Casualmente, en la semana actual están reponiendo el pavimento citado en el tercer párrafo. Habrá que celebrar la rapidez)





sábado, 29 de junio de 2019

CRÓNICA DE LA DESIDIA: EL CASTILLO DE SANTA BÁRBARA(VII)



    El Castillo de Santa Bárbara, en Alicante, es el lugar que muchos ciudadanos elegimos para respirar aire puro, en un entorno de vegetación que, aunque no está en las mejores condiciones, supone un contraste importante con el asfalto y el tráfico de la ciudad.

    Muchos son los espacios desde los que disfrutar de frescor, dedicarse a observar las gaviotas o, simplemente, sentarse a descansar.

    Luego, cuando uno se ha relajado y empieza a mirar en derredor, se da cuenta de la poca atención que le prestan algunos ciudadanos irresponsables e incívicos. Lamentablemente, no se puede decir que desde el Ayuntamiento de Alicante haya un interés muy pronunciado en llevar a cabo un mantenimiento mínimo de las instalaciones.

    Como muestra, las fotografías que acompañan, tomadas entre la segunda quincena de mayo y la primera de junio.

    Como es habitual, esta información se hace llegar al Alcalde, por si le resulta interesante.
Mobiliario roto, ladrillos levantados

Rejillas de evacuación de aguas colmatadas de tierra y suciedad

Soportes en los que falta parte de los elementos

Restos puerta oxidada, protección muro arrancada, pavimento destrozado



martes, 25 de junio de 2019

CRÓNICA DE LA DESIDIA:EL CASTILLO DE SANTA BÁRBARA(VI)



Para quienes no estamos directamente implicados en una opción política determinada, que opinamos que lo que, realmente, tiene importancia es la forma en que se abordan los asuntos que nos afectan a todos resulta, cuando menos, incoherente el tratamiento que se está dando a algunos aspectos relacionados con la Memoria Histórica.

Se han reacondicionado refugios para que sean visitables, se han cambiado placas de las calles…Todo ello en virtud de la Memoria Histórica

Nuestro Castillo de Santa Bárbara, en Alicante,  tuvo el dudoso honor de albergar a prisioneros de guerra, que dejaron patente su estancia grabando sus nombres sobre las losas, supongo que para, de algún modo, mitigar la angustia por su destino e intentar que el tiempo fuera menos desesperante.

Pues eso, que está al alcance de la vista, para cuya puesta en valor no habría que desenterrar a nadie (cosa que debe ser muy difícil, a tenor de los años transcurridos y los gobiernos de distinto signo) eso, está a la intemperie, sin siquiera una valla o una lámina de metacrilato que lo proteja.

Se ve que esa parte de la Memoria no es interesante.

Por si acaso en nuestro gobierno municipal desconocen esta información, se la haré llegar a nuestro Alcalde .




viernes, 21 de junio de 2019

CRÓNICA DE LA DESIDIA: EL CASTILLO DE SANTA BÁRBARA(V)



     El Mediterráneo ha sido a lo largo de la Historia el medio por el que nos han llegado otras personas, otras civilizaciones, otras culturas, que forman nuestro acervo cultural y de algunas de las cuales conservamos vestigios a lo largo de la geografía provincial, como el Benacantil con su fortaleza, en nuestra propia ciudad.

     La Cultura, como cualquier otra manifestación del hombre y la sociedad, necesita espacios donde desarrollarse y ser expuesta, para que su conocimiento nos permita desarrollar las propias facultades. También el Benacantil dispone de un espacio situado en un lugar privilegiado, con vistas a buena parte de la ciudad y a ese Mediterráneo, tan pacífico la mayor parte del tiempo.

     En la zona del Benacantil conocida como “La Ereta”, hace ya algunos años se creó por el Patronato Municipal de Cultura una Sala de Exposiciones, que uno supone tuvo como objeto la difusión de la Cultura y que en este sentido ha sido conocida.


     Hoy, lamentablemente, esa Sala de Exposiciones está repleta de sillas, estanterías, neveras, recipientes y diversos utensilios que uno puede casi ver, a través de la suciedad que cubre las paredes de esta, tapadas por el interior, en gran parte, por papeles.

     Ignoro las razones de este uso inadecuado y me pregunto cómo es posible que siendo Alicante cuna de artistas, nos permitamos el lujo de tener cerrada a cal y canto esta sala de exposiciones.

     Convendría recordar que cultura es educación, formación y que cuanto mayor sea la inversión en educación, menor será el gasto en prisiones. ¿Piensan en eso quienes gobiernan la ciudad? ¿Se conforman con sol y playa?
    Me temo que nuestros ediles solo se acercan a La Ereta cuando les invitan a una boda y como van en coche oficial y la carretera no pasa por delante de la Sala de Exposiciones, resulta difícil verla.










lunes, 17 de junio de 2019

SE EQUIVOCA EL PP Y SE EQUIVOCA CIUDADANOS




     Uno, que intenta no ser suspicaz y procura ir por la vida intentando hacer las cosas lo mejor que sabe y le dejan, no puede evitar realizar un análisis de lo que se “cuece “en el Ayuntamiento de Alicante.

     Por ejemplo, quien se ha hecho cargo de la Concejalía de Urbanismo, Adrián Santos, fue titular de la Concejalía de Imagen Urbana y Estadística en el mismo Ayuntamiento de Alicante durante el período junio 2011/junio 2015. Durante su mandato se produjo la destrucción de varias plazas públicas de nuestra ciudad (Balmis, Estella, Gómez Ulla…) para construir sobre ellas otras no sólo de cuestionable valor estético y práctico sino, en algunos casos, ejecutadas de mala manera y con materiales deficientes, amén de diversas carencias de equipamiento.

     Su “valiosa” gestión dio como resultado que, hoy en día, por ejemplo, la Plaza de Estella continúe con varias deficiencias, tras haber tenido que realizar diversas obras, incluso para hacerla transitable con seguridad

     Y no sólo eso. Tras comprometerse con los vecinos del Barrio del Pla a considerar sus aportaciones y opiniones sobre la reforma de la plaza de Pío XII, no volvió a convocarlos   e hizo caso omiso de cuanto se había hablado al respecto.

     Sin embargo, si uno se molesta en buscar el currículo del ya Concejal de Urbanismo, podrá leer en sus manifestaciones en Linkedin, con referencia a su actuación anterior como Concejal de Imagen Urbana y Estadística, lo siguiente: Uno de los mayores retos de esta etapa ha sido involucrar a todos los colectivos y hacerlos participes del proceso de creación de los proyectos”.

     Según informaciones de prensa, presuntamente abandonó el PP y su mandato al frente de Nuevas Generaciones cuando no le dieron un puesto relevante en las siguientes elecciones municipales.

     ¿Qué razones hay para que asuma ahora la Concejalía de Urbanismo, una de las más importantes, porque no hay mucho más para destruir?

     ¿Cree Ciudadanos que “con este mimbre puede hacer un buen cesto”?

     ¿Cree el PP que hace un favor a la ciudad con esta delegación, o es un “caramelo envenenado”?

     El tiempo lo dirá, aunque, lamentablemente, ya no habrá remedio.

     Ojalá me equivoque